"A mi hijo le sangra mucho la nariz..."
Escrito por Dr. Hector Yee
Viernes, 09 de Marzo de 2012 00:49
PDF Imprimir E-mail

Es muy común que un niño tenga una hemorragia nasal y que los padres se preocupen por que pueda tener alguna enfermedad en la sangre. Afortunadamente  las causas más comunes  de sangrado por la nariz son de poca severidad y no requieren de mucha atención. Las enfermedades serias que ocasionan dentro de sus manifestaciones clínicas sangrado en la nariz son raras y por lo general se acompañan de otros síntomas. A veces un niño se frota o mete el dedo en la nariz cuando está tapada, tiene comezón, o está reseca. Hasta sonarse la nariz muy fuerte puede causar una hemorragia nasal.  El decir que un niño tiene fragilidad capilar y que por lo tanto es propenso a sangrar por la nariz  es muy aventurado. Los niños tienen hemorragias frecuentes no tanto por la fragilidad que tanto se le atribuye, si no a la gran vasculatura que existe en dicha zona, que al sufrir  alguna modificación ocasiona el sangrado.

Medidas y cuidados  que se aconsejan:

Forma de detener el sangrado:

•    Primero, pida a su hijo que se suene la nariz para aflojar cualquier coágulo grande.   No se asuste, es probable que vaya a ver más sangre de lo habitual, si es propenso o le causa alguna mala sensación el ver sangre, pida a alguien que le ayude.

•    Luego apriete o comprima bien las partes suaves de la nariz durante 10 minutos.  Puede utilizar el dedo índice y pulgar  formando una pinza. El comprimir firmemente y constante sobre el labio superior, específicamente en el espacio entre el labio superior y los orificios nasales también ayuda mucho. Ocupe todo el espacio como si le estuviera poniendo un bigote con su dedo índice

•    Si no ha parado después de 10 minutos, ponga un poco de vaselina en un pedazo de gasa. Ponga la gasa dentro del orificio de la nariz. Apriete de nuevo por otros 10 minutos. Si todavía no cesa el sangrado, le recomendamos que se comunique con nosotros, el cual le indicaremos que conducta a seguir.

No es recomendable que extienda la cabeza hacia atrás, esto solo ocasionara que se trague la sangre y posteriormente pueda irritarle la garganta o incluso causarle nauseas  y vomito.

No aplique ningún medicamento o soluciones caseras en la nariz sin previa prescripción de nosotros.

Estas son algunas ideas para evitar la hemorragia nasal:

Si observa cierta resequedad en la nariz de su hijo o vive en lugares muy cálidos con poca humedad en el ambiente, podría ser de utilidad aplicar un poco de vaselina dentro de los orificios de la nariz 2 veces al día.

Así mismo si la humedad es baja en donde vive, el colocar un humidificador en la recámara de su hijo por la noche podría ser de utilidad.

Existen en el mercado soluciones lubricantes que pueden aplicarse en la nariz de su hijo. Es muy común que se presenten sangrados en los niños que cursan con infecciones respiratorias, caracterizadas con abundante flujo nasal de secreciones, el manipular o tratar de retirarlas pueden ocasionar pequeñas hemorragias, por lo que es muy recomendable que siempre se mantenga la nariz libre de acúmulos mucosos.

 

 

Última actualización el Viernes, 09 de Marzo de 2012 01:42