Disciplina. Estableciendo reglas
Escrito por Dr. Hector Yee
Martes, 13 de Marzo de 2012 19:40
PDF Imprimir E-mail

1.   Inicie la disciplina aproximadamente a los 6 meses de edad.

Los recién nacidos no necesitan ninguna disciplina.  Sin embargo, a partir de los 6 meses, los padres pueden empezar a aclarar sus propios derechos.  Si el niño le dificulta el cambio del pañal porque patalea y se mueve mucho, usted puede decirle firmemente:  "No, ayúdale a mamá a cambiarte el pañal".  Para los 8 meses de edad, los niños necesitan reglas para su propia seguridad.

2.   Exprese cada mal comportamiento mediante una regla clara y concreta.

Su hijo puede no entender descripciones vagas de mal comportamiento, tales como "hiperactivo", "irresponsable" o "malicioso".  Cuanto más pequeño sea el niño, tanto más concreta debe ser la regla.  Algunos ejemplos de reglas claras son:  "No empujes a tu hermano" y "No me interrumpas cuando hablo por teléfono".

3.   Exprese también el comportamiento que usted considera aceptable, deseado, adaptable y apropiado.

Su hijo debe saber lo que usted espera de él.   Algunos ejemplos son: "Juega con tu hermano", "Mira algún libro mientras yo estoy hablando por teléfono" o "Camina, no corras".  Haga que sus elogios del buen comportamiento sean específicos; por ejemplo, "Gracias por estar quieto".

4.   No haga caso del mal comportamiento de poca importancia o consecuencia.

Cuantas más reglas tenga, tanto menos probable es que su hijo las obedezca.  Por lo general, la crítica constante no da buenos resultados.  Comportamientos tales como hacer oscilar las piernas, tener malos modales en la mesa o tener la costumbre de contestar negativamente no tienen importancia durante los primeros años.

5.   Adopte reglas que sean justas y que su hijo pueda respetar.

Las reglas deben adaptarse a la edad de su hijo.  Un niño no debe ser castigado por torpeza cuando esté aprendiendo a caminar, ni por mala pronunciación cuando esté aprendiendo a hablar.  Además, no debe castigarse a un niño por el comportamiento que es parte del desarrollo emocional normal, tal como chuparse el dedo, el temor de ser separado de sus padres y los accidentes en el aprendizaje de la higiene personal.

6.   Concéntrese inicialmente en dos o tres reglas.

Asigne máxima prioridad a las cuestiones de seguridad, tales como no salir a la calle corriendo, y a evitar los daños a otras personas.  Luego, sigue en importancia el comportamiento que podría causar daños materiales.  Después vienen todos los comportamientos molestos que a usted le exasperan.

7.   Evite tratar de modificar con castigos un comportamiento "imposible de corregir".

El "comportamiento imposible de corregir" es el comportamiento que generalmente no puede ser controlado por el padre o madre si el hijo decide continuarlo.  Algunos ejemplos son orinarse, tirarse el cabello, chuparse el dedo, hacer oscilar el cuerpo, masturbarse, no comer lo suficiente, no irse a dormir y no querer hacer las tareas escolares.  El primer paso para resolver este tipo de conflicto es retirarse del mismo y dejar de castigar a su hijo por el mal comportamiento.  Luego, cuando su hijo se porta como usted quiere, proporciónele refuerzo positivo, tal como un elogio.  (Vea el articulo titulado: "Disciplina.Consejos para el refuerzo positivo".)

8.   Aplique las reglas en forma firme y regular.

Una vez que los padres se ponen de acuerdo sobre las reglas, puede ser útil escribirlas y colocarlas en un lugar bien visible en la casa.