¿Que tan factible es implementar un Programa de Inclusion?
Escrito por Dr. Hector Yee
Viernes, 21 de Marzo de 2014 19:24
PDF Imprimir E-mail

No podemos negar que a Nuevo León lo hemos etiquetado por tener  gente emprendedora, educada y sobre todo, de ser tierra de líderes y personas exitosas. Por tal motivo, el tener una ideologìa innovadora o decirlo de otra manera, un proyecto novedoso por lo general es bien recibido. La gente trata de ser abierta a propuestas beneficiosas,  pero que también cuando se salen de lo impropio, éstos rápidamente expresan su malestar. Nuevo León como muchos estados de la republica, no esta exento a la diversidad de culturas y opiniones multiculturales.  Quizás sea más perceptible por la cercanía que tenemos territorial con la unión americana.


El implementar un programa de inclusión en las instituciones educativas, es un proyecto que quizás muchos “tengamos” como una idea utópica y difícil de  realizar.


¿Estamos preparados entonces para un programa de inclusión en Nuevo Léon?


Antes de poder contestar esa pregunta, me gustaría hablar un poco de lo que consiste el término “inclusión” y lo complicado que sería  aplicarlo a los sistemas educativos de las escuelas.


El término  inclusión en el área educativa es un concepto teórico  que hace referencia al modo en que la instituciones educativas pretenden dar respuesta a la diversidad. Esta diversidad consiste entre muchas cosas,  las diferentes necesidades y capacidades que tienen los niños para aprender. Es un término muy de moda en nuestros tiempos, a pesar de que surge desde los años 90 ha generado un interés de la sociedad y que en la actualidad pretende sustituir al concepto de “integración”.


¿Entonces en que se diferencia “integración” e “inclusión”?.


Para explicarlo de una manera sencilla, es como tener una bolsa de canicas azules dentro de un costal lleno de canicas rojas. La bolsa de canicas azules esta “integrada” a las canicas rojas, pero siempre dentro de la bolsa, sin mezclarse. En cambio, si vacías la bolsa de las canicas azules y  las metes al mismo saco de las canicas rojas, lo que estarías haciendo sería una “inclusión”.


En concreto, se “incluirán” en la misma institución educativa niños con Autismo, Déficit de la Atención, Dislexia, Síndrome de Down, Etc.


La opción consciente y deliberada por la heterogeneidad en las instituciones escolares constituyen uno de los pilares centrales del enfoque inclusivo.


Quizás para muchos vaya más por el entorno de los derechos humanos, más que una necesidad de los alumnos ante sus diferentes maneras de aprender.


El concepto básico  es que hay que modificar el sistema escolar para que responda a las necesidades de todos los alumnos, en vez de que sean los alumnos quienes deban adaptarse al sistema, integrándose a él.


Las mayoría de los  sistemas educativos en la unión americana tiene más de 20 años de antigüedad, es decir, tiene un atraso en la forma de enseñar a sus alumnos, ¿Como estaremos en Latinoamérica?.


Es  momento de que las instituciones educativas aquí en México analicen sus sistemas de enseñanza y no solo repliquen lo que otras instituciones internacionales realizan.


Como dato estadístico, existen actualmente más de 50 instituciones educativas en el mundo (no todas en países de primer mundo) que  tienen implementado un programa de inclusión.


Para sorpresa de muchos, pero en Latinoamérica existen 2 escuelas ( Metropolitan School of Panama, en Panamá y  Colegio Gran Bretaña, en Colombia) que ya lo han implementado, razón más para decir que puede ser viable en nuestro medio.

Con este dato, entonces podria ser facil decir que no sería tan complicado que el sistema de admisión de los colegios acepten a todos los niños que optan por su preferencia y con esto  cumplir un mandato  de ley en relación a los derechos humanos.

Actualmente sabemos que la educación pública en nuestro país México, por mandato de la Secretaría de Educación Pública, no se puede negar la admisión a ningún niño y sobretodo, no podrá retenerse ( nivel básico ) en un año escolar , aún si sus aptitudes académicas no cumplen con las normas establecidas.

¿Y que pasa con las instituciones privadas?, la cosa quizás se complica, porque desde un inicio, si el alumno no cumple con los requisitos “academicos” de admisión, simplemente es rechazado.

¿Entonces que sucede con aquellos niños que son “promovidos” en cada año escolar, sin haber cumplido con lo establecido académicamente o aquellos niños que son rechazados de las instituciones privadas?

Es simple la respuesta, andan “regados” por todas partes. Es decir, ingresan a instituciones “especiales” o pasan la mayor parte del tiempo los padres tratandolos de colocar en alguna escuela piadosa que logre aceptarlos. Es común en nuestro medio ver a un niño en una escuela diferente a la de los hermanos, incluso padres que han emigrado a diferentes ciudades o países buscando una modelo educativo para sus hijos.

¿Hasta donde es responsable el sistema de educación o las instituciones privadas en relación a la educación de estos niños?

Cuántas veces observamos en los medios publicitarios, que estas escuelas tanto públicas como privadas presumen sus logros a través de reconocimientos o premios de sus alumnos.  No es para sorprendernos que una escuela haya ganado una “olimpiada del saber” o que un alumno de su institución fue el más alto en la prueba ENLACE ( http://www.enlace.sep.gob.mx/ba/prueba_en_linea/)

J.F Kenney en su momento cuando le preguntaron porque su deseo de ir a la luna, nunca digo que fue porque fuera fácil, sino porque eso generaría un reto. Es muy fácil generar gente brillante cuando las circunstancias son sencillas. Pero el aceptar retos, valora la capacidad de lo que somos.

Ojala algún día podamos ver en esos medios publicitarios de alguna institución educativa que presuman esos logros académicos en gente con capacidades diferentes y ahora sí digamos que “gracias” a la escuela, que ese logro fue conseguido.

Entonces volviendo a la pregunta inicial. ¿Es complicado implementar un programa de inclusión en una escuela?.

La respuesta es si, COMPLICADISIMO!!!.

Para empezar, se tendría que no solo reestructurar el programa académico de la escuela, si no hacer uno nuevo para aquellos niños que serán incluidos. No podrás pedirle la misma puntuación que al resto de la población y por lo tanto generaría un sistema de evaluación diferente. Así que será difícil convencer a la escuela que ambos niños saldrían “titulados” del mismo colegio pero con destrezas diferentes.

Un gran desafìo será mentalizar a los responsables de las instituciones que los títulos de sus egresados seguirán teniendo el mismo valor y no deberán ser demeritados porque otros también lo han conseguido.

El sistema de enseñar deberá ser adaptado a las necesidades de cada niño. No sería un solo modelo educativo, sino varios. No podras enseñarle de la misma manera a un niño con un trastorno del lenguaje que uno con Hiperactividad. Volvemos a una de las premisas del modelo de inclusión, el sistema debe adaptarse a los niños y no los niños al sistema.

Pero ¿Que pasará con los niños “regulares”?, ¿Acaso bajaran su rendimiento escolar? . Por experiencias de otros colegios que han implementado un sistema de inclusión dentro de sus instituciones, manifiestan que el aprovechamiento escolar de todos los niños se mantiene igual o aumenta favorablemente.

No podemos negar que todo el personal de la institución deberá estar preparado. Por supuesto que los educadores tendrán que aceptar ese reto, no solo teniendo una actitud y paciencia, sino contar con estrategias de enseñanza más allá de lo tradicional. ¿Cuántos maestros actualmente tienen la preparación para enseñar a niños con capacidades diferentes de aprendizaje?


¿Podrás exigirle y convencer a un educador con más de 10 años de trayectoria, que ahora deberá enseñarle de una manera diferente?, así que no sólo deberá capacitarse, sino que se esforzará más para enseñarle.

¿Cuántos niños catalogados como “regulares” que acuden actualmente a una escuela tradicional tienen problemas de aprendizaje?. Los problemas de aprendizaje son  la causa más común de conflictos en las escuelas.

Vemos a niños llevando clases y  terapia extras, cuando este soporte podria darse dentro y en horarios escolares.  Así que en lugar de excluir a estos alumnos de las escuelas, por no “poder” con el currículum académico, deberían ser parte  de los programas de inclusión.

Así que para muchos padres que no comprenden la magnitud de lo importante de un programa de inclusión, no sólo estamos hablando de niños con algún problema físico evidente, estamos también abarcando niños que tienen diferentes formas de aprender.

Por otro lado, se deberá modificar y adecuar las áreas físicas existentes y en algunos casos realizar nuevas, con el fin de salvaguardar la integridad de todo el personal de la institución.

Y por último, el cual en lo personal, para mí es la más importante, se deberá cambiar la MENTALIDAD de la sociedad involucrada en el sistema.

Las instituciones deberán cambiar su propósitos y misiones educativas, los padres de familia tendrá que aceptar que un programa de este tipo no solo mantiene en las mismas circunstancias académicas a sus hijos, sino que genera unidad e integración hacia una sociedad ávida de valores.

¿Podremos con el reto?


Dr. Hector Yee

https://www.facebook.com/pages/Inclusion-Project-Mexico/479812042141632

Inclusion Program Mexico


Última actualización el Viernes, 21 de Marzo de 2014 19:32